OBSERVA LAS FOTOS ANTIGUAS AQUI                                 ENVIA TUS FOTOS A RUGBYCARACAS@GMAIL.COM

domingo, 21 de octubre de 2007

Sudáfrica gana Mundial de rugby al vencer a Inglaterra

Percy Montgomery anotó los cuatro penales que pateó y Sudáfrica ganó el mundial de rugby por segunda ocasión al vencer 15-6 a Inglaterra en la final.

Francois Steyn también anotó con una patada de larga distancia, mientras que dos penales de Jonny Wilkinson sumaron los seis puntos del ahora ex campeón defensor.

El árbitro le anuló un try a Inglaterra cuando perdía 9-3 justo antes del entretiempo.

Los Springboks, que también ganaron el título en 1995, no pudieron dominar de la misma forma que lo hicieron cuando le ganaron a Inglaterra por 36-0 hace cinco semanas en la primera ronda.

Sin embargo, siempre tuvieron el control de un partido que produjo pocos momentos de buen rugby. Montgomery pateó el primero de sus cuatro penales desde corta distancia para darle la ventaja a los Springboks a los siete minutos.

Poco después, Wilkinson empató el marcador. Un error de Lewis Moody, quien tropezó a Butch James después que el flyhalf sudafricano había pateado, le dio a Montgomery otra patada fácil a los 16 minutos.

El fullback puso la pizarra 9-3 con su tercer penal en el último minuto de la mitad, después de una buena corrida de Steyn que abrió la defensa inglesa y puso presión en una esquina.

Inglaterra celebró un try cuando Mark Cueto cruzó la línea a los 42 minutos tras una buena corrida de Mathew Tait.

Pero el árbitro que revisa las jugadas en vídeo anuló la anotación porque parte del cuerpo de Cueto salió fuera del campo.

Los ingleses recibieron un penal y Wilkinson lo pateó. A los 50 minutos, Martin Corry fue castigado por una infracción en el ruck y Montgomery logró su cuarto penal para poner el marcador 12-6.

Steyn anotó con una patada de 45 metros a los 62 minutos.

Los Pumas se quedaron con el bronce

Los Pumas cerraron su participación en el Mundial de rugby de Francia conquistando la tercera posición, una guinda en el histórico pastel argentino que culminaron con una nueva humillación a los "bleus" 10-34 en un controversial partido.

El broche de bronce de la generación dirigida por Marcelo Loffreda ya tiene un lugar de oro en las páginas del deporte argentino. Y una posición de indeseables en las del rugby francés, a los que han derrotado en cinco de los últimos seis partidos que han jugado.

Los "bleus" saltaron al campo espoleados por el deseo de venganza, de revancha de un partido inaugural que se les aparecía como un agravio dentro de la decepción que se ha convertido para ellos el Mundial.